Descripción del proyecto

infoFIESTA 50

Donato di Nicolò Betto Bardi (Florencia, 1386-1466)

Mejor conocido por Donatello. Fue un importante escultor florentino del siglo XV, anterior a Miguel Ángel, y representativo del Renacimiento. Formado en el taller de Ghiberti. En 1406, empezó a trabajar en la fábrica de la catedral de Florencia, junto a Nanni di Banco. Su primera obra independiente, sobre 1408, es unDavid en mármol, con influencias del estilo gótico, el cual se conserva en el Museo del Barguello (Florencia) Hacia 1411 viajó a Roma con Brunelleschi donde recibió las primeras influencias profundas del arte de la Antigüedad, proporcionándole la clave de lo que seria su estilo propio. Con obras de ta- maño superior al natural, como San Juan Evangelista (1413-1415) y San Mar- cos (1417). Junto con Michelozzo mantuvo un taller moldeando las tumbas del antipapa Juan XXIII y del napolitano Cardenal Brancacci; también en esta época son el panel en bronce de Salomé para la pila bautismal de Siena y las estatuas de Jeremías y de Habacuc para la catedral florentina. Un segundo viaje a Roma, en torno a 1430, marcó un periodo de madurez, interesándose por la Roma cristiana medieval. De 1440 es su magistral David en bronce que, aunque evoca la estatuaria antigua, presenta un modelado modulado por luces y sombras, fue uno de los primeros desnudos del Renacimiento. Entre 1443 y 1453, residió en Padua para efectuar una de sus obras excep- cionales, la estatua ecuestre del condotiero Gattamelata (1447). Realizó elCrucifijo en bronce. A partir de 1456 regresa a Florencia y ejecuta la obra como la Crucifixión, la Magdalena y el grupo de Judith y Holofernes. Crea- dor del clasicismo humanista florentino, fue su máximo representante y su influencia fue decisiva en el desarrollo del quattrocento, tanto en Florencia como en el resto de Italia.

A Donatello lo traemos a esta página de la “Editorial” por ser el crea- dor de una de las esculturas más conocidas el San Jorge labrado en 1417, hermosa figura masculina considerada como un prototipo del caballero y héroe cristiano. Tres siglos después, por la construcción de un nuevo tem- plo parroquial en Banyeres de Mariola aparece en un inventario de 1742 un relicario y un resto de Sant Jordi. Sin embargo, procedente de Roma llega en 1780 una reliquia que será la que dará origen a la Festa de la Reliquia. Desde entonces, Banyeres, disfruta de dos grandes fiestas que lucen sus mejores galas: el primer fin de semana de septiembre rememorando la llegada de la reliquia y los días grandes del mes de abril en honor a Sant Jordi. Una de las referencias más antiguas de la Festa en Banyeres nos la ofrece el botánico va- lenciano Antoni Josep Cavanillas, cuando en su libro de cultivos, el 23 de abril de 1792 anotaba: -Hacían los de Bañeres en ese día la fiesta de San Jorge, la que continuaron en el siguiente con grande estruendo de tyros y ataques, representando la toma del castillo por los moros y la represa que después hicieron los christianos…-.