Martínez Pozo, premio ‘Memorial Blas Infante’ por un estudio sobre las fiestas de moros y cristianos

Acceder a la información original: Radio Granada

El joven investigador granadino, asesor del organismo nacional de fiestas de moros y cristianos, ahonda en el origen de estas celebraciones en Andalucía

El premio se entregará el 5 de julio próximo en el Real Alcázar de Sevilla, coincidiendo con la conmemoración del nacimiento del ‘padre de la Patria Andaluza’

El investigador granadino Miguel Ángel Martínez Pozo (Benamaurel, 1981) ha sido galardonado por la Fundación Blas Infante con el Premio Memorial Blas Infante 2020 por la obra inédita ‘Andalucía, Tierra de moros y cristianos’, un ensayo con el que el historiador y maestro profundiza en el origen de estas fiestas en la región.

La entidad convocante, encargada de velar por la memoria, el legado y los valores del conocido como ‘padre de la Patria Andaluza’, entregará el galardón el próximo 5 de julio de 2021 en el Real Alcázar de Sevilla, en el acto de conmemoración del 136 aniversario de su nacimiento. El estudio premiado será publicado por Editorial Almuzara.

Martínez Pozo es especialista en la investigación del fenómeno que suponen las fiestas de moros y cristianos en el levante español y todo el mundo. Con un trabajo sobre la materia consiguió su doctorado en Humanidades y Ciencias Sociales en la Universidad de Jaén.

Tras editar varias publicaciones sobre estas fiestas en el norte de provincia de Granada (Benamaurel, Cúllar y Zújar) y elaborar la auténtica ‘enciclopedia’ existente sobre este fenómeno cultural, religioso y antropológico en España, América y Filipinas, el también maestro Martínez Pozo da un paso más profundizando con el premiado ensayo ‘Andalucía, tierra de moros y cristianos’en el origen de la fiesta en la región, sus antecedentes y circunstancias religiosas, sociales e históricas. Y aprovecha, además, para reflexionar y profundizar en tradiciones andaluzas, costumbres y fiestas e indagar así en su origen.

Una fiesta rica y compleja

Martínez Pozo, que también es asesor cultural de la UNDEF (Unión Nacional de Entidades Festeras de Moros y Cristianos), ha expresado a la SER su ‘satisfacción y sorpresa por el reconocimiento de una institución de tanto prestigio y de tanto significado en nuestra tierra como la Fundación Blas Infante’.

El autor ha explicado a esta Redacción que la obra permite ‘adentrarnos, analizar y reflexionar sobre la influencia que tuvo el morisco en lo andaluz hasta crear nuestra propia identidad cultural’. El ensayo trata de revelar, según su autor, ‘la evidencia de lo invisible’. Para ello profundiza con esta investigación en la fiesta ya que, según sus palabras,’ posee, por sí misma y tras de sí, una rica y compleja historia asentada dentro de un contexto social, simbólico, ideológico y económico’.

Y todo ello, ‘determinado por un espacio y tiempo concreto la cual tiene múltiples aristas y de ahí su gran riqueza siendo un fenómeno de tal complejidad que cuanto más se profundiza en la misma, cuanto más se investiga y se apuesta por ampliar el foco de la mirada, mayores facetas salen a la luz ofreciéndonos novedosas interpretaciones y aportando nuevas visiones que trascienden los planteamientos históricos y etnográficos clásicos’.

El propio Martínez Pozo nos pone en previo aviso explicando que ‘quizás la primera impresión tras su lectura pueda ser de sorpresa o incluso de rechazo. Tal vez, para otros, abra nuevos horizontes para construir un presente lleno de futuro humano y sincero’. Asegura el investigador: ‘Quien sabe. Como dice Caro Baroja, la interpretación de la fiesta con un criterio unidireccional o exclusivo ya no se puede hacer teniendo que ser estudiada en su conjunto o configuración general no aislando un elemento y haciendo hincapié en su importancia. Y es que, tal y como argumenta Anta Felez, J. L. (2015), la fiesta “es el resultado de un largo camino, de una cantidad de enormes paradojas y elementos contradictorios que dan como resultado un producto cultural complejo, rico y abierto (…) La fiesta es, tanto un espacio donde la sociedad se muestra (y la política campa a veces a sus anchas), como el momento en que encontramos un espacio para retener y revalorizar lo que creemos que hay de justo y sincero en todos y cada uno de nosotros’.

Fundación Blas Infante

La Fundación Blas Infante dentro de sus objetivos para perpetuar la herencia y semilla dejadas por el Padre de la Patria Andaluza, con la colaboración de la Editorial Almuzara y la Junta de Andalucía, convoca el PREMIO MEMORIAL BLAS INFANTE. Un galardón que tiene como finalidad promocionar el conocimiento sobre Andalucía y sus valores culturales, ayudar a profundizar en los contenidos del pensamiento y obra de Blas Infante y del andalucismo, histórico y actual, y/o en las realidades sociales, políticas y culturales de Andalucía, incluyendo los seculares problemas que esta padece o para contribuir a su solución.

El maestro e investigador Miguel Ángel Martínez Pozo, doctor en Humanidades y Ciencias Sociales bajo el programa de Patrimonio por la Universidad de Jaén y Asesor Cultural de UNDEF (Unión Nacional de Entidades Festeras de Moros y Cristianos), ha sido galardonado con el Premio de investigación “Memorial Blas Infante 2020” con su ensayo “Andalucía. Tierra de moros y cristianos”.

A través de esta obra, tal y como nos argumenta su autor, nos adentraremos, analizaremos y reflexionaremos en la influencia que tuvo el morisco en lo andaluz hasta crear nuestra propia identidad cultural. Indagaremos en nuestras tradiciones y costumbres. En nuestra gastronomía y en nuestros propios quehaceres diarios. En nuestro patrimonio inmaterial más sensible. La evidencia de lo invisible. Y profundizaremos en la fiesta ya que esta, en general, posee, por sí misma y tras de sí, una rica y compleja historia asentada dentro de un contexto social, simbólico, ideológico y económico determinado por un espacio y tiempo concreto la cual tiene múltiples aristas y de ahí su gran riqueza siendo un fenómeno de tal complejidad que cuanto más se profundiza en la misma, cuanto más se investiga y se apuesta por ampliar el foco de la mirada, mayores facetas salen a la luz ofreciéndonos novedosas interpretaciones y aportando nuevas visiones que trascienden los planteamientos históricos y etnográficos clásicos. Además, el propio Martínez Pozo nos pone en previo aviso diciéndonos que “quizás la primera impresión tras su lectura pueda ser de sorpresa o incluso de rechazo. Tal vez, para otros, abra nuevos horizontes para construir un presente lleno de futuro humano y sincero. Quien sabe.” Como diceCaro Baroja (1979), la interpretación de la fiesta con un criterio unidireccional o exclusivo ya no se puede hacer teniendo que ser estudiada en su conjunto o configuración general no aislando un elemento y haciendo hincapié en su importancia. Y es que, tal y como argumenta Anta Felez, J. L. (2015), la fiesta “es el resultado de un largo camino, de una cantidad de enormes paradojas y elementos contradictorios que dan como resultado un producto cultural complejo, rico y abierto (…) La fiesta es, tanto un espacio donde la sociedad se muestra (y la política campa a veces a sus anchas), como el momento en que encontramos un espacio para retener y revalorizar lo que creemos que hay de justo y sincero en todos y cada uno de nosotros.”

El premio y medalla de honor será entregada el 5 de julio en el Real Alcázar de Sevilla coincidiendo con el nacimiento de Blas Infante. Una obra que será publicada por la Editorial Almuzara.